Categorías
Sin categoría

¿Cómo ser emprendedor?

Muchos soñamos con la libertad profesional del emprendimiento, te traigo algunos consejos para que te conviertas en el emprendedor que quieres ser.

 Podemos definir el rol de un emprendedor como aquella persona que organiza y gestiona su propio negocio (independientemente del giro de éste) tomando riesgos financieros para lograrlo. Ahora bien, si has decidido buscar libertad profesional, te voy a brindar un par de consejos para que tu emprendimiento sea todo un éxito.

 Al lanzar tu propio negocio, es recomendable que cuentes con cierta seguridad y estabilidad tanto económica como profesional. Es muy cierto que el emprender implica asumir ciertos riesgos financieros, sin embargo, la mayoría de la gente tiene familias que mantener y cuentas que pagar, de manera que al comenzar, sería inteligente dedicar el tiempo fuera de oficina y los fines de semana a tu negocio, mientras que mantienes un trabajo estable. Alejarte de las preocupaciones económicas te permitirá tener la energía y la creatividad que tu nueva empresa necesitará de ti.

 Identifica una oportunidad y capitalízala. Y después, no dudes en presentarla de la manera más creativa, ya que no solamente debes innovar a la hora de crear un negocio, pero sobretodo, debes presentarlo y publicitarlo de la manera más original. Recuerda esta máxima del mundo de la comunicación en donde “el medio es precisamente el mensaje”. La innovación, por su parte, debe estar presente en cada aspecto de tu negocio y en todo momento, en los procesos del día a día, las mejoras, etc.

 Actualízate: estamos hablando del famoso “awareness”, es decir, estar informado y alerta día a día en tu industria. Esto te permitirá estar al tanto de las oportunidades antes que tu competencia, así como de las crisis y las tendencias en tu área de negocio. Ve diario las noticias, activa las alertas de Google y sigue a todas las cuentas que te conciernen en las redes sociales. Quedarse atrás hoy día es un error que suele salir muy caro.

 De la mano del punto anterior: nunca dejes de estudiar. Esto te diferenciará de tu competencia, nada habla tan claro como la experiencia. No dudes en invertir en cursos de la mejor calidad, no dejes de leer libros relacionados con tu industria e intenta asistir a todas las ponencias y seminarios relevantes posibles. No cabe duda que el conocimiento es poder.

 Si tu negocio requiere una oficina física y gente que trabaja para ti, prioriza generar un buen ambiente de trabajo, en donde cada una de las personas que trabajen para ti estén tan motivadas que no duden en dar lo mejor de sí para que crezca el negocio. Así mismo, conviértete en un buen líder a quien tus empleados puedan ver como un ejemplo.

 Y por último, dedícate a formar el negocio de tus sueños, haz lo que más te guste hacer, confía en ti y mantente motivado a pesar de las posibles malas rachas: emprender no es fácil, ni tampoco rápido, necesitas una buena dosis de paciencia y de trabajo duro.

Categorías
Finanzas personales

Estrategias para invertir en bolsa

Por qué necesitas tener una estrategia para invertir

Todas las estrategias de inversión tienen un objetivo en común: maximizar los rendimientos y minimizar el riesgo. Las mejores estrategias deberían ayudarte a alcanzar tus metas financieras y aumentar tu riqueza, manteniendo un nivel de riesgo que te permita dormir por la noche.

La estrategia de inversión que elijas puede influir en todo, desde qué tipos de activos tienes hasta cómo abordas la compra y venta de esos activos.

La mejor estrategia de inversión para ti variará dependiendo de cuánto tiempo deseas invertir tu dinero, qué tan involucrado quieres estar en la elección de inversiones individuales y cuánta tolerancia al riesgo tienes.

Muchos inversores combinan múltiples estrategias para encontrar la mejor estrategia personalizada. Por ejemplo, los inversores pueden tener tanto acciones de crecimiento como de valor en sus carteras.

Consejos básicos sobre la inversión en bolsa

Antes de conocer algunas de las mejores estrategias para invertir en bolsa es importante conocer estos consejos básicos sobre la inversión.

Controla tus emociones

El éxito en la inversión no va relacionado con el coeficiente intelectual. Lo realmente importante y que necesitas es el temperamento adecuado para controlar los impulsos.

Está falta de control es lo que hace que otras personas tengan problemas para invertir. De hecho, la sobreactividad comercial provocada por las emociones es una de las formas más comunes en que los inversores perjudican sus propios rendimientos de cartera.

Planifica con antelación

Todos los inversores a veces se ven tentados a cambiar el estado de las relaciones con sus acciones. Pero tomar decisiones en el momento inadecuado puede conducir al clásico error de inversión: comprar alto y vender bajo.

Una recomendación especial es anotar en un documento o diario financiero la razón de cada compra y en qué circunstancias podrías decidir vender.

Además, antes de comenzar a investigar tu estrategia de inversión, es importante recopilar información básica sobre tu situación financiera. Responde las siguientes preguntas clave:

  • ¿Cuál es tu situación financiera actual?
  • ¿Cuál es tu costo de vida, incluidos los gastos mensuales y las deudas?
  • ¿Cuánto puedes permitirte invertir, tanto inicialmente como de manera continua?

Luego, establece tus objetivos. Todos tenemos diferentes necesidades, por lo que debes determinar cuáles son las tuyas.

Averigua cuál es tu tolerancia al riesgo. Esto normalmente está determinado por varios factores clave, incluyendo tu edad, ingresos, etc.

Técnicamente, cuanto más joven eres, mayor es el riesgo que puedes asumir. Más riesgo significa mayores rendimientos, mientras que un menor riesgo significa que las ganancias no se realizarán tan rápido.

En definitiva, aprende lo básico para descubrir las mejores oportunidades de inversión. Es una buena idea tener una comprensión básica de lo que vas a hacer para no invertir a ciegas. Hazte preguntas y resuélvelas. Es hora de conocer algunas de las estrategias clave que existen.

Estrategias para invertir en bolsa

Para sacar una alta rentabilidad a las inversiones en bolsa es importante tener una planificación cuidada y estudiada. Conocer las distintas estrategias es esencial para poder escoger la mejor opción para alcanzar tus objetivos. De este modo, conocerás las alternativas disponibles tanto a largo como a corto plazo.

La estrategia de los dividendos en bolsa

La estrategia de dividendos es una estrategia de negociación de acciones centrada en los ingresos, una de las más populares y utilizada en España.

Es un método que se centra en comprar y mantener, conocido como el “buy and hold”, se tratan de acciones estables que pagan dividendos para generar un flujo constante de ingresos.

Deben mantenerse por un largo período de tiempo, ya que permite cobrar dividendos en el tiempo. Su popularidad se debe al alto nivel de ganancias que proporciona y a ser una estrategia segura para la mayoría de inversionistas.

La estrategia de derivados financieros

Los derivados son instrumentos financieros que tienen valores derivados de otros activos como acciones, bonos o divisas.

Los derivados a veces se utilizan para cubrir una posición (protección contra el riesgo de un movimiento adverso en un activo) o para especular sobre movimientos futuros en el instrumento subyacente. La cobertura es una forma de gestión de riesgos que es común en el mercado de valores, donde los inversores usan derivados llamados opciones de venta para proteger acciones o incluso carteras enteras.

Este tipo de estrategia no es recomendable para los inversionistas principiantes, a excepción de los CFDs, ya que tiene un índice de rentabilidad elevado, siendo una opción segura para la mayoría de inversionistas gracias a sus movimientos predecibles.

Categorías
Económia

Dio a conocer Grupo Gentera que contrajo la mayoría de las acciones de la firma ConCrédito

Ciudad de México. Grupo Gentera dio a conocer que contrajo la mayoría de las acciones de la firma ConCrédito

Grupo Gentera, mayormente conocido por ser controlador de Compartamos Banco., anunció en un comunicado que se hizo del 51 por ciento de las acciones de ConCrédito, enfocada en atender segmentos populares. Esta compra no involucra el cambio de directivos.

“La apuesta que realizamos hace un par de años marcha en la dirección que esperábamos. Trabajaremos en desarrollar sinergias y mejores prácticas para añadir valor a nuestros clientes, quienes hoy necesitan diferentes opciones de servicios financieros para reactivar su economía”, dijo Enrique Majós, director general de Gentera.

Hasta el segundo trimestre del año, ConCrédito tiene 112 sucursales en 21 estados del país y una cartera de tres mil millones de pesos y atienden aproximadamente a 670 mil clientes finales a través de sus productos de crédito, seguros.

Categorías
Económia

LOS 14 SESGOS MENTALES DEL EMPRENDEDOR (O POR QUÉ NO VEMOS EL MUNDO TAL COMO ES)

Hoy quería centrar la reflexión sobre las muchas alteraciones de distorsión y sesgos cognitivos que tenemos los emprendedores, un defecto que altera cómo procesan las decisiones nuestros cerebros y que puede llevarnos a tomar decisiones irracionales y a menudo equivocadas en nuestros modelos de negocio… y por eso es extremadamente importante que seamos capaces de conocerlos y detectarlos:

  1. SÍNDROME DEL IMPOSTOR

    A pesar de tratarse de uno de los sesgos más conocidos, es uno de los más complicados de asumir, y muy común entre personas que se fijan metas enormemente complicadas.

    Se trata de la sensación de ser un fraude, de no merecer lo que se ha conseguido por atribuirlo a la suerte, casualidad o porque las personas que tenían que apoyarlo para ello (sean profesores, inversores o jefes) se han equivocado… y claro, genera una enorme falta de autoconfianza el pensar que los logros no son propios, y un miedo irracional a que se descubra «el pastel».

    Sin embargo, aunque a menudo la suerte juegue un papel en el éxito de cada uno, nadie regala nada. En mi experiencia suele suceder justo lo contrario, los emprendedores que creen que lo saben todo son precisamente los que deberían sentirse así.

  2. SESGO OPTIMISTA

    Se trata de un sesgo enormemente habitual entre los emprendedores, y supone la incapacidad para valorar de forma realista las posibilidades de éxito una decisión, percibiendo muchas más posibilidades de éxito de las reales. Además, suele ir acompañado de un sesgo de confirmación (ver más adelante), lo cual es una estupenda receta para el desastre.

    Este sesgo es el que lleva a pensar a todos los emprendedores que ellos son la excepción, que aunque la tasa de fracaso sea del 90%, ellos están entre el 10%. Y aunque bien es cierto que los emprendedores tienden a ser más optimistas de lo necesario (porque si no seguramente nadie en su sano juicio emprendería en determinados sectores o situaciones), es importante ser consciente de cuando no estamos siendo racionales al valorar las posibilidades de fracaso de una decisión.

  3. SESGO DE CONFIRMACIÓN

    Es un sesgo enormemente difundido, e implica que tendemos a buscar y dar mucho más peso a los datos e informaciones que confirman o están alineados con nuestra visión, perspectivas o creencias que a las que están en contra o no soportan nuestras hipótesis.

    Esto se debe a que se genera en nuestro cerebro una disonancia o malestar al procesar información contraria a nuestras creencias, por lo que inconscientemente tendemos a descartarla o reducir su peso. Se trata de un sesgo enormemente peligroso porque hace que no seamos conscientes de la realidad, y puede acabar con nuestra empresa.

    Por eso la experimentación, la validación de hipótesis y muchas de las técnicas de lean startup son la mejor manera de sobreponerse a este sesgo y ver el mundo tal como es, por duro que ello sea.

  4. LA FALACIA DEL COSTE HUNDIDO

    Seguramente uno de los sesgos que más compañías ha llevado al fracaso, se trata del fenómeno que nos lleva a justificar el seguir invirtiendo y dedicando tiempo y recursos a algo sólo por el hecho de que ya hemos invertido mucho en ello, sin contar si realmente tiene sentido o no.

    El coste hundido un término que viene del mundo de la economía, y supone el no saber comprender que esos costes de tiempo y dinero realmente ahora mismo valen cero, y que no deberían ser parte de tus criterios a la hora de tomar ninguna decisión.

    Este sesgo o error de comprensión es el que nos lleva a no pivotar a tiempo o buscar excusas sólo por lo que ya hemos invertido en la decisión, en lugar de asumir que lo ya invertido vale cero si no nos mueve en la dirección correcta.

  5. SESGO DE ANCLAJE

    El sesgo de anclaje o de focalismo sucede porque tendemos a darle un peso desproporcionado en la toma de una decisión a la primera información/propuesta que se nos ofrece, sin valorar de forma abierta y con la misma importancia las posteriores, dado que la primera se ha convertido en nuestro punto de referencia.

    Es un sesgo muy usado en el mundo de la negociación (quien da la primera cifra a menudo consigue que la discusión se mueva alrededor de ella) o incluso en el de la venta retail (Seguro que has entrado alguna vez en una tienda, visto un objeto feo que te ha parecido muy caro y a los pocos pasos has visto otro precioso que era mucho más barato).

    Es un sesgo complejo de detectar y superar, y para ello es clave ser capaz de detectar nuestra propia reacción, y si por ejemplo hablamos de toma de decisiones en grupo, hacer que todo el mundo ofrezca su propuesta a la vez

  6. MALDICIÓN DEL CONOCIMIENTO

    Se trata de un sesgo que hace que a una persona mejor informada sobre un tema le sea muy complicado analizar o entender una situación desde el punto de vista de una menos informada.

    Una de las áreas donde más nos afecta este sesgo a los emprendedores es a la hora de atribuir el valor a nuestro producto o servicio (por ejemplo, cuando le tenemos que poner un precio) o peor aún, al complicar inconscientemente las negociaciones con un inversor: si actualmente no tienes más opciones de inversión pero el inversor no lo sabe, es fácil que en lugar de hacer una negociación «limpia» con el inversor, mentalmente partas de una situación de debilidad y consigas peores resultados de los que podrías seguramente alcanzar.

    La única forma de superar este sesgo es hablando con más clientes en el caso del precio o con más potenciales inversores en el caso de la inversión, para obtener una visión realista de como percibe el otro lado nuestra situación.

  7. SESGO DE EXCESO DE SEGURIDAD

    Aunque fácil de confundir con el sesgo de optimismo, no son en absoluto lo mismo. Se trata de un sesgo que nos lleva a darle un peso excesivamente alto a nuestras predicciones, capacidades, juicios o ideas respecto al que realmente tienen.

    Este sesgo es el responsable de que muchos emprendedores se decidan en primer lugar a lanzar negocios para los que no están realmente preparados, que son mucho más complejos de ejecutar de lo que a priori podríamos esperar o a entrar en mercados sin muchos visos de éxito (¿Quien de nosotros no ha dicho aquello de «Si hubiera sabido lo complicado que iba a ser, nunca lo habría hecho»).

    Junto con el exceso de optimismo, son dos de los sesgos que más nos definen a los emprendedores… y aunque no son malos per se es enormemente importante ser capaces de estar atentos a ellos, y sobre todo, contrastar nuestras valoraciones con un tercero más sensato (¡qué bien viene un buen cofundador aquí!).

  8. ILUSIÓN DE CONTROL

    Bastante habitual también es este sesgo, que nos lleva a sobrevalorar nuestra capacidad personal de influencia sobre el resultado de un evento o acción que es crítica para el negocio… lo que a la larga afecta de forma negativa al mismo.

    Por ejemplo, tendemos a asumir que el 100% del éxito de nuestra startup depende de que trabajemos muy duro y que hagamos las cosas bien… cuando los números dicen que en realidad mucho del éxito (aun contando con la inversión, el equipo y los recursos necesarios) depende de factores ajenos a nosotros, por lo que a menudo la respuesta no es «trabajar más duro y más horas» sino «trabajar más inteligente».

  9. DESFASE DE EMPATÍA

    Sin duda un sesgo que nos afecta a todos, tanto en nuestra vida personal como en la profesional, y que tiene una especial incidencia en el emprendedor… dada la enorme montaña rusa en la que vivimos.

    Se trata de la incapacidad de reconocer que estar en un estado emocional diferente afectará (y mucho) la capacidad de actuar y tomar decisiones (ya sea nuestra o de otro)… lo que nos lleva a tomar malas decisiones, porque no percibimos cómo se sienten otros o peor, no vemos cómo esto nos afecta. Esto sucede porque es muy complicado desde un estado de calma comprender cómo se encuentra alguien enfadado y viceversa.

    Por eso es enormemente importante intentar empatizar con cómo se siente una persona y filtrar sus acciones por esa emoción (y no por la fría lógica), o por ejemplo no tomar decisiones sobre nuestro futuro asumiendo un estado de ánimo (es muy habitual que cuando ponemos tareas en el futuro, asumimos que estaremos al 100% de energía, motivados y con ganas de trabajar).

  10. SESGO CONSERVADOR

    El sesgo conservador es un sesgo peligroso para un emprendedor, dado que puede complicar o ralentizar nuestra capacidad para buscar ideas o tomar decisiones arriesgadas o innovadoras (que son la base de nuestra empresa)… y que encima se suele dar de la mano de la falacia del coste hundido.

    El sesgo conservador supone que tendemos a dar más peso y creer información o conocimiento previo que nuevo conocimiento que desmienta el antiguo… algo que tiene impacto en muchos aspectos, desde nuestra capacidad para adaptarnos rápido y usar nuevas informaciones, hasta la adoctrinación.

    El efecto es que, si por ejemplo, descubrimos que una información que desmiente una de nuestras creencias y que implica que no funciona en el negocio, en lugar de hacer un giro de 180 grados tendemos a hacer un giro mucho más suave (entre otras cosas, por el coste hundido que representa)

    Y claro, dado que una startup es una empresa en búsqueda de su modelo de negocio, cualquier sesgo que ralentice nuestra capacidad para pivotar o adaptarnos rápidamente es algo que puede acortar la vida de la misma de forma importante… y por tanto, debemos estar vigilantes y abiertos a hacer cambios relevantes si los datos lo soportan.

  11. SESGO DE CONFORMIDAD

    Se trata de la tendencia/presión que tenemos a estar de acuerdo y ver la realidad con otras personas, sobretodo si nuestro punto de vista es diferente al resto.

    Es un sesgo social en el que de forma inadvertida tendemos a caer, y que nos llega a estar de acuerdo en la decisión/opción más popular de algo, aunque creamos/sintamos que no es la correcta.

    Es especialmente importante ser consciente de este riesgo al emprender, ya que nuestro trabajo es ver lo que el resto del mundo no ve, y ser capaz de proyectar lo que creemos que sucederá en el futuro a ahora… lo que implica a menudo tener un pensamiento contrario por defecto respecto a los dogmas establecidos.

  12. ILUSIÓN DE AGRUPACIÓN

    Un sesgo que nos define es la tendencia a encontrar patrones en elementos completamente aleatorios, fabricando incluso información nueva para justificar el patrón (tal como veíamos en el video que daba entrada al artículo).

    Este sesgo es peligroso dado que, una vez identificado un patrón, pensamos que se va a repetir más veces, y nos puede llevar a tomar decisiones equivocadas esperando la repetición.

    Por ejemplo, nos puede llevar a creer que cuando hemos tenido 2 o 3 éxitos y se ha generado momentum, éste seguirá ad infinitum, o peor aún, como suele pasar a menudo, nos lleva a creer que las malas rachas serán eternas (círculos virtuosos vs. círcuclos viciosos).

  13. EFECTO DE FALSO CONSENSO

    Muy peligroso a la hora de tomar decisiones respecto a nuestro producto o sobre el camino que debemos seguir, se trata del sesgo cognitivo que nos empuja a sobreestimar cuánto están de acuerdo contigo otros

    Y es que no es lo mismo escuchar qué dicen los clientes que comprender lo que realmente quieren, como bien sabemos en el mundo startup… por lo que independientemente de que recibas estupendas críticas, amables palabras o reconocimientos, cíñete a los hechos, las acciones y los datos para tomar decisiones.

  14. SESGO DE PUNTOS CIEGOS

    Por raro que parezca, el hecho de que consideres que no tienes estos sesgos, y que en realidad tu juicio es objetivo y limpio es un sesgo en sí mismo (aunque sin duda eres capaz de detectarlos claramente en otros).

    No se trata de si los tienes o no, sino de cómo vas a ser capaz de detectar su aparición la próxima vez y por tanto no dejarte influenciar por ellos.