Categorías
Sin categoría

¿Cómo ser emprendedor?

Muchos soñamos con la libertad profesional del emprendimiento, te traigo algunos consejos para que te conviertas en el emprendedor que quieres ser.

 Podemos definir el rol de un emprendedor como aquella persona que organiza y gestiona su propio negocio (independientemente del giro de éste) tomando riesgos financieros para lograrlo. Ahora bien, si has decidido buscar libertad profesional, te voy a brindar un par de consejos para que tu emprendimiento sea todo un éxito.

 Al lanzar tu propio negocio, es recomendable que cuentes con cierta seguridad y estabilidad tanto económica como profesional. Es muy cierto que el emprender implica asumir ciertos riesgos financieros, sin embargo, la mayoría de la gente tiene familias que mantener y cuentas que pagar, de manera que al comenzar, sería inteligente dedicar el tiempo fuera de oficina y los fines de semana a tu negocio, mientras que mantienes un trabajo estable. Alejarte de las preocupaciones económicas te permitirá tener la energía y la creatividad que tu nueva empresa necesitará de ti.

 Identifica una oportunidad y capitalízala. Y después, no dudes en presentarla de la manera más creativa, ya que no solamente debes innovar a la hora de crear un negocio, pero sobretodo, debes presentarlo y publicitarlo de la manera más original. Recuerda esta máxima del mundo de la comunicación en donde “el medio es precisamente el mensaje”. La innovación, por su parte, debe estar presente en cada aspecto de tu negocio y en todo momento, en los procesos del día a día, las mejoras, etc.

 Actualízate: estamos hablando del famoso “awareness”, es decir, estar informado y alerta día a día en tu industria. Esto te permitirá estar al tanto de las oportunidades antes que tu competencia, así como de las crisis y las tendencias en tu área de negocio. Ve diario las noticias, activa las alertas de Google y sigue a todas las cuentas que te conciernen en las redes sociales. Quedarse atrás hoy día es un error que suele salir muy caro.

 De la mano del punto anterior: nunca dejes de estudiar. Esto te diferenciará de tu competencia, nada habla tan claro como la experiencia. No dudes en invertir en cursos de la mejor calidad, no dejes de leer libros relacionados con tu industria e intenta asistir a todas las ponencias y seminarios relevantes posibles. No cabe duda que el conocimiento es poder.

 Si tu negocio requiere una oficina física y gente que trabaja para ti, prioriza generar un buen ambiente de trabajo, en donde cada una de las personas que trabajen para ti estén tan motivadas que no duden en dar lo mejor de sí para que crezca el negocio. Así mismo, conviértete en un buen líder a quien tus empleados puedan ver como un ejemplo.

 Y por último, dedícate a formar el negocio de tus sueños, haz lo que más te guste hacer, confía en ti y mantente motivado a pesar de las posibles malas rachas: emprender no es fácil, ni tampoco rápido, necesitas una buena dosis de paciencia y de trabajo duro.