Categorías
Sin categoría

Ahorrar en la factura de la luz ¿Autoconsumo o PVPC?

Las energías renovables vuelven a estar de moda en 2020. Hay un gran interés en mejorar la eficiencia energética de las viviendas, así como una mayor sensibilidad por el impacto en el medioambiente y la sostenibilidad.

Este fenómeno verde, hace que cada vez haya mas personas que se interesan por la energía solar fotovoltaica y por reducir el gasto energético. Ser sostenible, no está reñido con ahorrar dinero. Así que vamos a analizar de que forma podemos reducir la factura de la luz.

Por si no lo sabías, las forma más rápida y fácil de ajustar tu gasto energético, es revisar si tienes una potencia de energía contratada adecuada para ti. Si nunca se te han saltado los plomos en casa, es muy posible, que estés pagando de más por una potencia de energía que no necesitas. Un simple estudio, puede ayudarte a ajustarlo a lo que realmente necesitas.

La otra variable a analizar, es el coste energético de tu factura de la luz. Más allá de promociones y descuentos por combinar facturas energéticas o contratar seguros de mantenimiento etc., lo principal es saber cuando gastas más energía. No a todo el mundo le vale, pero puede que a ti te compense la discriminación horaria, si casi nunca, tú o nadie de tu familia, está en casa en las horas centrales del día.

Por último, está el precio de la energía. Lo cierto es que, con la liberalización del mercado eléctrico, han surgido innumerables comercializadores de energía. Por mucho que algunos te vendan la idea de que únicamente se suministran de energía renovable o te intentan convencen de que son muy renovables y sostenibles, hay poco de verdad en eso.

Al final, lo único que hacen es tratar de hacer trading con la energía. Comprar barato y tratar de revender un poquito mas caro para sacar margen. Todo lo demás es marketing.

Y finalmente, después de analizar mucho las ofertas y estudiando los informes de organizaciones de consumo, lo cierto, es que la tarifa más barata es el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor o también PVPC. La tarifa de luz por horas regulada por el Gobierno. Al margen de promociones, en el mercado libre, se termina pagando más.

Contratar la tarifa de Precio Voluntario al Pequeño Consumidor, es sencillo y es necesario cumplir unos pocos requisitos. Pero he de decir, que las compañías eléctricas que permiten acogerse a esta tarifa, ni le dan publicidad ni lo ponen muy fácil para que el pequeño consumidor las contrate. Pero por poder se puede. Y es lo mas barato que se puede pagar. Déjate de promociones y de marketing verde, porque es lo más económico en general para casi cualquiera. Lo de la discriminación horaria o no, ya es una cuestión muy personal.

De modo que, en resumidas cuentas, si quieres ahorrar en la factura de la luz, lo que debes hacer es ajustar la potencia, establecer discriminación horaria si te compensa y pasarte a un comercializador oficial que oferte la tarifa PVPC. Eso sí, siempre y cunado tengas una potencia contratada igual o inferior a 10 kW, una instalación eléctrica de baja tensión y un contador digital.

En caso contrario y/o como alternativa, estaría la opción de montar una instalación de placas solares para autoconsumo voltaico. Hay una revolución para llenar los tejados de placas solares. No siempre es posible. Pero si tu vivienda lo permite, quien lo ha probado, lo tiene claro. Consumir tu propia energía solar fotovoltaica sale muy a cuenta.

La energía solar fotovoltaica, es una energía renovable, que convierte la energía solar en electricidad. Aprovechando la tecnología fotoeléctrica, muy mejorada desde las primeras instalaciones. Este sí que sí, es una energía limpia, inagotable y no contaminante. Que puedes almacenar en baterías o pequeños acumuladores o generadores. Y que incluso te puede permitir, autoconsumo y revender excedentes de producción eléctrica, haciéndolo mucho mas atractivo.

Hoy en día, los paneles solares y las instalaciones fotovoltaicas han avanzado mucho. Mejorando enormemente su eficiencia y haciendo la energía solar, muy competitiva con otras fuentes de abastecimiento energético.

Además, el impulso que se le esta dando a través de ayudas y subsidios para promoverla, la hace mucho más interesante. La clave, obviamente, es vivir en una región o un lugar en el que la climatología permita explotar de forma rentable este tipo de instalaciones solares.

Cada vez hay mas dispositivos de nuestro entorno urbano, que se abastecen de energía solar, como fuente de energía principal o subsidiaria. Quienes viven en zonas con condiciones adecuadas, aseguran que es una fuente de energía fantástica y que no solo ahorran dinero, sino que les permite vender una parte a las compañías eléctricas. Con lo que, además, consiguen unos pequeños ingresos o descuentos.

Lo de hacerse productor de energía y vender el excedente, empieza hasta ser una buena idea de negocio pasivo. Muy interesante también por cierto para las comunidades de vecinos y para los inmuebles de nueva construcción. Lo del autoconsumo de energía, está despegando y está siendo muy bien acogido por el mercado. Pero bueno, de momento olvídate de lo de vender energía solar sobrante y quédate con que de una manera o de otra, puedes ahorrar en la factura de la luz con el autoconsumo o con el PVPC y otros truquillos. Al final, todo suma.

 

Fuente