Los valores familiares para el éxito según René Escobar

En su reciente visita a nuestro país, Jorge Mario Bergoglio, jefe del Estado Vaticano y mejor conocido como Francisco I, mencionó que la sociedad actual padece de una profunda crisis de valores familiares lo que ha llevado a las personas a ser más egoístas y menos sensibles con los problemas que suceden a su alrededor. Esto genera que la sociedad se encuentre fragmentada, sometida a una ola de violencia incesante que afecta a los más vulnerables y que evita el crecimiento sostenido. El individualismo que rige la vida de muchos hombres y mujeres es sólo el primer eslabón en una cadena que no conduce a ninguna parte. Cuando no se tiene una conciencia completa del prójimo se sobreexplotan los recursos naturales, la fuerza de trabajo se lleva al límite, además de que los problemas de depresión y angustia se elevan a niveles alarmantes en las grandes ciudades. Pensar en que el mundo nos pertenece y que podemos hacer con él lo que queramos a fin y al cabo yo soy al único al que le afecta es un gran error, pero es un pensamiento constante en muchas empresas transnacionales, que arrasan vorazmente con todo lo que encuentran a su paso.

Por tal motivo, personas consientes de este problema como René Escobar se han sumado a quienes optan por reforzar el núcleo familiar y así evitar una crisis de valores catastrófica de la que todos seremos víctimas algún día. pensar para uno mismo está bien si se trata de temas de salud, pero en la sociedad no puede limitarse nuestra preocupación a nuestras propias vidas porque aunque lo deseemos o no, compartimos esta realidad con millones y millones de gentes que tal vez, en la oscuridad de sus noches melancólicas, pensarán lo mismo que yo.

A este fenómeno de desorden se sumó la aparición de las nuevas tecnologías de la información, que muy lejos de unir comunidades, las han absorbido y las han mutado en algo completamente extraño: una parvada de solitarios que hablan con sus teclados de laptop o Smartphone como si lo estuvieran haciendo con su persona favorita. Hablar por internet no es hablar al ciento por ciento, es imitar nuestra voz, es hundirla en un paraje cibernético oscuro y estrecho que lentamente la va aniquilando. Por tal razón, René Escobar opina que se debe volver a la familia para enseñar a las futuras generaciones a valorar al que tienen a un lado y colaborar con él para que ambos lleguen más lejos. Cuando le tendemos la mano a alguien más habrá otro que a nosotros nos auxilie en tiempos de crisis, sea cual sea nuestra necesidad, habrá alguien más en el mundo dispuesto a darnos su asistencia.