Los accidentes más escandalosos practicando deportes extremos

Mientras tú y yo nos la pasamos acostados viendo tele, o sentados en un sofá cómodo perdiendo unas cuantas horas de nuestra vida en internet, hay personas practicando deportes extremos, quienes están siempre presionándose para llegar al límite. Ya sea practicando el salto base desde la cima de algún acantilado, practicando snowboard en alguna de las montañas más peligrosas sobre la tierra o surfeando en las olas más brutales generadas por el océano, algunas personas encuentran bastante atractivo en practicar estas actividades tan peligrosas. Desafortunadamente, la descarga de adrenalina que acompaña estas actividades ha provocado que algunos de estos atletas pongan fin a su vida de manera acelerada, pues los accidentes son algo completamente normal en deportes de este tipo. La siguiente lista está dedicada a algunos de los peores accidentes que ha habido en el mundo de atletas practicando este tipo de deportes extremos.

El primer incidente que quiero tocar es el de Antoine Montant, que era un deportista profesional, francés de 33 años, quien hizo su carrera y su fama practicando el salto base. Para quienes no lo sepan, el salto base es saltar desde cualquier objeto fijo, típicamente edificios, antenas, puentes o acantilados. Este accidente sucedió en la montaña Fiz, en los Alpes Franceses, y el paracaídas tuvo una falla y no se abrió durante el salto, lo que provocó que Antoine Montant continuada cayendo por una larga distancia para hacer frente a su trágica muerte. Montant era instructor de esquí y estaba patrocinado por Red Bull por todos los esfuerzos y todo lo que dio a la comunidad de los deportes extremos. No se puede decir más que Montant murió haciendo lo que amaba.

Los accidentes más escandalosos practicando deportes extremos

En el año 2012, perdió la vida Michael Ybarra, quien no solamente se dedicaba a ser un periodista de deportes extremos, sino que también disfrutaba de practicarlos él mismo, pues uno de sus hobbies era escalar montañas, cosa que hacía siempre y cuando no estuviera en la oficina escribiendo sobre sus experiencias haciéndolo. Desafortunadamente, cuando decidió escalar el Yosemite’s Sawtooth Ridge no supo qué iba a ser su última escalada. El escalador veterano se cayó aproximadamente unos 200 pies hasta su muerte desde la cresta de dicha montaña, misma que era conocida por ser exclusiva para escaladores experimentados, como lo era Ybarra. Todos sus reportajes en el prestigioso diario New York Times reflejan su amor por los deportes extremos, mismo que terminó a sus 45 años de edad.

Los accidentes no son exclusivos de los hombres, pues, también en el año 2012, la esquiadora profesional de apenas 30 años de edad, Sarah Burke, perdió la vida en un accidente practicando ese deporte que tanto amaba. Burke era conocida como una esquiadora de la más alta categoría, ganando 4 torneos de invierno “X Games”, ganándose un lugar en los Juegos Olímpicos de invierno del año 2014, en los que nunca pudo participar. El accidente ocurrió el 10 de enero del año 2012, cuando Burke estaba practicando en un parque ubicado en Utah. Desafortunadamente, Burke falló al momento de aterrizar luego de un salto y cayó con la cabeza, eventualmente, este accidente tuvo consecuencias. Burke se mantuvo con vida, pero en coma, un poco más de una semana, pero perdió la vida por todas las heridas que tenía.

Otro accidente que se dio en el año 2012 fue el de Shane Murphy, quien era uno de los atletas más respetados en lo que respecta a salto con traje aéreo. El santo con traje aéreo involucra saltar de estructuras increíblemente altas, como lo es el salto base, pero con un traje especial que hace que el hombre se parezca un poco a un murciélago o a una ardilla voladora. Shane Murphy había hecho más de mis saltos sin problema alguno, y fue por esto que su carrera era tan exitosa. Desafortunadamente, su salto desde los alpes fue su último.