Lo que puedes aprender en las playas nudistas

Puede que no lo hayas visto nunca así, pero las playas nudistas son centros de aprendizaje que te enseñarán una perspectiva completamente diferente del cuerpo humano. Les contaré un poco de mi experiencia. Los ojos en mi cuerpo vestido eran tan notorios como el sol. Por ello, me di cuenta de que utilizar ropa en una playa nudista no es algo opcional y te hace destacar entre la gente, incluso más, que cualquier defecto que pudieras llegar a tener. La historia que les contaré fue en Gunnison Beach, una modesta y pequeña playa de 3 kilómetros de North Jersey, y está dividida en tres tipos de personas. Había los verdaderos nudistas, que habían ido a muchas playas durante varios años y que gozaban de la atmósfera amistosa y comunal; los “raros”, que se recostaban en sus estómagos para esconder las “emociones” obtenidas de mirar a las mujeres que salían del océano; y los curiosos, que sólo estaban ahí por las risas.

Lo que puedes aprender en las playas nudistas

Algo que deben saber sobre mí es que yo no soy una persona que guste realmente eso de lo desnudo. Puede que haya muchas personas que disfruten caminar alrededor de la casa desnudos o bien, con poca ropa en lugares semipúblicos, pero yo no le veo el punto a eso. Pero ahí estaba, encarado con una decisión. Podía observar a los nudistas con un ojo juzgador y con un cuerpo cubierto por ropas, o bien, podía intentar entender el ambiente. Así pues, me quité la ropa, aunque fue un poco raro, pero luego, inmediatamente después, la sensación de ansiedad terminó.

Como para el resto de las personas de la playa, hablar con las personas por separado resulta todo un desafío. Puede que los nudistas sean amigables y habladores, pero eso también puede dificultar la parte en donde se discierne si con quien hablas es un nudista amigable, o alguno de esos raros que ya mencionamos antes. Sin embargo, luego de preguntar a uno de esos expertos en playas nudistas, te das cuenta de que, en realidad, no es tan difícil; se trata de usar tu sentido común, como siempre lo harías. Puede que te parezca un consejo malo, pero es cierto. Las mujeres suelen estar acostumbradas a distinguir entre los hombres amigables y bienintencionados, y también de quienes tienen malas intenciones. Y lo hacen en sólo segundos, después de conocerlos. Afortunadamente, no todos pierden esa habilidad cuando se quitan el traje de baño. La única cosa que hay de diferencia con las playas nudistas es que la gente extrovertida es realmente extrovertida, y los pervertidos, realmente pervertidos.

Aprendí algunas cosas de los nudistas, y tienen que ver con cómo deben hablar los hombres a las mujeres, incluso cuando tienen ropa puesta. Por ejemplo, siempre es más atractivo ser humilde que orgulloso, y está comprobado científicamente; o bien, deberías considerar la posibilidad de que, si no te está haciendo caso, probablemente es porque no quiera hablar contigo. No quieras pasarte de listo y hablar con cualquier chica que se te cruce e invitarla a salir en el momento en el que apenas le comenzaste a hablar. No es correcto vestidos, y mucho menos, no vestidos. Hay muchas cosas que se pueden aprender de estar observando una playa nudista. Yo pienso que, aunque haya muchas personas raras que van ahí por morbo, hay más personas que se interesan realmente por el ambiente relajado que hay, y que van a estos lugares dispuestos a pasar un buen rato.

En fin, yo los invito a que se animen a visitar una playa nudista y que lo hagan en cuanto tengan oportunidad de hacerlo, pues es una experiencia que les va a encantar.