Las zonas metropolitanas más grandes de México

En cualquier país del mundo, existen algunas ciudades, además de su capital, que destacan por encima del resto debido a la gran actividad e influencia que poseen en cuestiones económicas, culturales y políticas. En México, esas ciudades corresponden a unas como Guadalajara, Querétaro, Monterrey y Puebla, además, claro está, de la Ciudad de México. Sin embargo, la fuerza empresarial de estas ciudades tiene algunos puntos en común.

Las características mencionadas corresponden, en cierta parte, a poseer los puntos más elevados en cuanto a vida empresarial, además de que suelen fomentar fuertemente la ciencia, tecnología, así como el desarrollo profesional de sus habitantes. Para ello, invierten en gran medida en la producción y la infraestructura.

Pero en las ciudades que se mencionaron, hay 3 que destacan por encima de las demás, y que dominan el ámbito empresarial y de los negocios en México: el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey. Estas grandes ciudades se caracterizan por el tipo de políticas que manejan para garantizar el desarrollo de la economía, y con las que colaboran el sector público, el privado y el social. La coordinación de estos sectores y las empresas sirven para que se desarrollen ambas caras de la moneda: por un lado, las empresas mejoran el nivel de su entorno laboral, cotizándose mejor, y por otro, la mano de obra con capacitación incrementa.

Tal es el caso de la Ciudad de México. Con una economía que promete incrementar al triple en el 2020, es la ciudad de todo el país con el crecimiento más acelerado, a tal grado que es considerada como una de las ciudades globales. Por ello, forma el centro más importante de las finanzas, la cultura y la política, en la nación.

En cambio, la ciudad de Guadalajara se posiciona como el segundo lugar de las zonas metropolitanas más habitadas. Constituida por siete municipios cercanos, más la capital, alcanzan una población total de 4 625 000 personas, superando a Monterrey.

En Monterrey, el crecimiento ha sido continuo y duradero. Con una población de 4 150 000 habitantes, según el censo elaborado en el 2010, se constituye como la tercera región más habitada. Sin embargo, también es la segunda más grande en cuanto a espacio territorial, sólo superada por la Ciudad de México.

No obstante, uno de los puntos más destacados dentro del crecimiento de las ciudades mencionadas previamente, es el ambiente político. Especialmente en la Ciudad de México y en Monterrey, la política municipal, estatal y federal sirven como alicientes para que los inversionistas accedan a ubicar sus empresas en estas ciudades. Además, también tiene mucho que ver el índice alto de competitividad a nivel nacional y mundial, en donde Monterrey y el DF están reconocidos internacionalmente.

Finalmente, un beneficio no esperado pero sí muy prometedor dentro de la prosperidad de las ciudades, es el turismo que comienzan a recibir a causa de su crecimiento. D.F., Guadalajara y Monterrey han comenzado a invertir más en este aspecto, facilitando la llegada de turistas de todas partes del mundo a sus ciudades.