Abraham Cababie + La poeta que encontró inspiración en una salamandra

Lauri García Dueñas se ve como una chica de cabellos cortos y labios pintados; también recuerda que una salamandra le inspiró a ser poeta.

Lauri García Dueñas nació en San Salvador en el año de 1980. Estudió periodismo y se tituló en la maestría en comunicación y cultura en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ha impartido clases en el Claustro de Sor Juana a nivel licenciatura y un sinfín de seminarios y cursos sobre poesía.

Sus padres marcaron la ideología de Lauri en un nivel hasta novelesco: su padre, biólogo, es hijo de uno de los fundadores del partido comunista y su madre, economista, descendiente de un expresidente del siglo XIX con apellido de abolengo.

Es la tercera de cinco hijos y su nacimiento quedó marcado por el asesinato del Monseñor Óscar Arnulfo Romero detrás de la casa de sus papás.

Lauri se recuerda como una adolescente tímida, ensimismada y ávida por leer. Estudió en un colegio jesuita y su conflicto ideológico, por un papá ateo y una mamá católica, aumento considerablemente hasta que tuvo problemas con la autoridad.

A los ocho años se encontró con un libro de Claudia Lars, escritora también de El Salvador. El texto narraba la historia de una salamandra que cae al fuego en medio del campo y no se quema. Su padre le responde, ante la angustia y confusión que produce la escena en la mente de la niña, que es el símbolo de las personas que serán poetas.

A los 13 años escribió Un ser oculto, su primer texto sobre un ser que la asustaba. Siguió escribiendo, pero “poemitas de amor”, como ella misma dice. A esa corta edad aprendió a fumar como uno de sus pasatiempos.

Lauri llegó a México durante su época universitaria y decidió echar raíces aquí. Sigue escribiendo, creando e impartiendo clases en varios estados del país.